La Última Hora

A tu alcance de forma sencilla

Beneficios de viajar frecuentemente

Viajar nos aporta múltiples beneficios, tanto físicamente como a nivel anímico y psicológico.

  1. Nos hace felices: la etapa previa al viaje, su preparación, nos hace muy felices. Elegir el destino, el hotel, los monumentos o sitios que vamos a visitar… nos emociona muchísimo, nos hace sentir positivos y por lo tanto mejora nuestro estado de ánimo y nuestro bienestar. Por otro lado, en los días previos a irnos de viaje estamos impacientes y muy emocionados, por lo que nuestra felicidad aumenta.
  2. Contrarresta el estrés y las emociones negativas: cuando estamos agobiados con el trabajo, los estudios o nuestro entorno en general, pensar en que nos vamos de viaje ayuda a reducir el nivel de estrés y la negatividad. El hecho de irnos de viaje, nos permite alejarnos de esos ambientes o actividades que nos producen ansiedad o estrés, y nos permite descansar, relajarnos, recargar las pilas, restablecer nuestras emociones…
  3. Evita la depresión: ¿quién no es feliz cuando está de viaje? Según varios estudios, las personas que viajan con menor frecuencia son más propensos a sufrir depresión. Salir de la rutina, de nuestra zona de confort, conocer nuevas culturas y países, enriquecernos espiritualmente, realizar actividades diferentes, probar nuevas comidas… Todo esto nos conduce a un estado de felicidad y bienestar increíble, que en nuestro entorno cotidiano no podemos alcanzar.
  4. Nos enriquece: viajar supone vivir nuevas experiencias, conocer culturas diferentes, conocer a otras personas… Varios estudios demuestran que invertir dinero en experiencias nos hace más felices que compran productos materiales.
  5. Reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón: Es cierto que en ello influyen otros factores como la alimentación o el ejercicio físico. Sin embargo, según diferentes estudios, las personas que viajan regularmente son menos propensos a sufrir ataques al corazón. Esto se debe a que las personas viajeras son más activas que aquellas que pasan mucho tiempo sentados en la oficina –por ejemplo-. Por el contrario, aquellas personas que no acostumbran a tomarse unas vacaciones de forma frecuente, tienen más posibilidades de padecer enfermedades relacionadas con el corazón.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

CLOSE
CLOSE